Estándares Modernos del Desempeño Organizacional

Intro

Muchos profesionales de RRHH, especialmente los Planificadores Estratégicos, dedican gran parte de sus esfuerzos al desempeño organizacional; pero a medida que surge este término, vemos que los directores de operaciones, los directores financieros, los asesores jurídicos y los empresarios también se centran en el desempeño organizacional.

Pero, ¿qué es el desempeño organizacional?

Desglosemos estas dos palabras: "Organizacional" es un adjetivo derivado de "Organización", y una organización se refiere a un grupo organizado de personas que trabajan juntas con un propósito específico. "Desempeño" se refiere a la acción de realizar una tarea o conjunto de tareas específicas y se mide en función del éxito de un individuo o grupo en la realización de dichas tareas.

Así pues, el desempeño organizacional se refiere al análisis de los resultados de una empresa con respecto a sus objetivos y metas. O la comparación de los resultados previstos con los resultados reales.

Cuando pensamos en la eficacia probablemente pensamos en ejemplos de personas de éxito como Mark Zuckerberg o Steve Jobs; pero en un contexto organizacional, la eficacia puede ser más difícil de definir. Una cosa es tener una empresa de éxito, pero el que sea eficaz o no es diferente. 

Puedes tener mucho éxito, pero si además fueras eficaz, tu éxito aumentaría considerablemente. Cuanto más eficaz sea una organización, más posibilidades tendrá de sobrevivir y prosperar a lo largo de los años. Hay que saber que la implementación de procesos organizacionales para ser más eficaces es algo que hay que aprender y practicar a diario, es un compromiso que hay que revisar y evaluar cada cierto tiempo para ver cómo está funcionando y ajustar las áreas que necesitan mejorar.

Una definición de Desempeño Organizacional según Wikipedia dice que: "El desempeño organizacional comprende la producción o los resultados reales de una organización medidos en relación con sus resultados previstos (o metas y objetivos)".

Estamos de acuerdo, aunque creemos que el rendimiento de la organización se divide realmente en tres términos operativos: rendimiento financiero o económico, rendimiento operativo y rendimiento del capital humano.

  • El rendimiento económico de la organización examina los resultados financieros y de mercado, que incluyen temas como los beneficios, las ventas, el rendimiento de la inversión y otras métricas financieras.
  • El rendimiento operativo de la organización, que se centra en índices observables como la satisfacción y la fidelidad de los clientes, el capital social de la empresa y la ventaja competitiva derivada de las capacidades y los recursos.
  • El rendimiento del capital humano de la organización, que abarca temas relacionados con el compromiso laboral, la cultura, las oportunidades de desarrollo y promoción interna, etc. Las métricas aquí suelen ser cosas como el eNPS y el empleador preferente.

Las Tres Áreas de Resultados

Los resultados de la mejora de la organización se centran en tres áreas principales:

- Rendimiento financiero: Esta área se centra en las operaciones y políticas de una empresa en términos monetarios. Es decir, en términos de valor en dólares, euros, libras y otras monedas.

Para ver el rendimiento financiero de una empresa, hay que comprobar el rendimiento de los activos y el rendimiento de las inversiones, pero también se puede evaluar el rendimiento financiero midiendo el valor añadido.

-Rendimiento del mercado de productos: El rendimiento en el mercado mide la eficacia de un producto o servicio en el mercado. Se centra en si la cuota de mercado de un producto aumenta o si una actualización ayudó a aumentar las ventas, etc.

Cuando se refiere específicamente a un producto en lugar de a toda la organización, se denomina "rendimiento del mercado de productos (product market performance)".

-Valor del accionista: En este ámbito se analiza en qué medida una empresa enriquece a sus accionistas. Muchos dicen que es la medida definitiva del rendimiento de la organización. El valor para los accionistas también puede referirse a la capitalización bursátil de una empresa.

Factores del Desempeño Organizacional

Las organizaciones no son todas iguales, hay una serie de factores que diferencian a todas y cada una de ellas, y estos factores pueden estar relacionados tanto con el objetivo de la organización como con las estrategias y herramientas elegidas para trabajar en la consecución de esos objetivos.

Estos factores, que determinan las actividades, los objetivos y la estructura de trabajo de la organización, pueden agruparse en:

  • Factores externos: Estos factores son los que rodean a la organización y no están bajo su control, pero aún así afectan a su desarrollo, rendimiento y estructura. Incluyen:
- Factores económicos
- Factores socioeconómicos
- Factores político-administrativos
 
  • Factores internos: Son aquellos factores dentro de la organización, características como:
-  Propósito
-  Misión
-  Valores
-  Instrumentos, etc.
 
  • Factores de elección individual: Equipos o decisiones individuales sobre los costes y/o beneficios esperados.

Entornos Internos y Externos

El entorno desempeña un papel importante en la eficacia y el rendimiento de la organización, y tiene mucho que ver con la determinación del éxito o el fracaso de una empresa. Los líderes deben trabajar siempre para alinear su organización con el entorno, tanto interno como externo.

El entorno interno está integrado por aquellos elementos que se encuentran dentro de la organización, como los propios empleados, pero sobre todo la cultura corporativa y los valores fundamentales.

Algunos de estos elementos pueden afectar a toda la organización, pero otros pueden afectar sólo a los gerentes o a los empleados.

No es de extrañar que el estilo de liderazgo de un gerente tenga una gran influencia en los empleados y en los comportamientos que adoptan en el lugar de trabajo. Los gerentes tradicionales y de mayor edad tienden a limitarse a dar órdenes e instrucciones a los empleados y a medir estrictamente sus resultados; mientras que los gerentes contemporáneos dan poder a sus subordinados directos y les animan a dar forma a sus decisiones y estilo de trabajo, al tiempo que miden no sólo sus resultados, sino también su bienestar emocional. El poder de cambiar el estilo de liderazgo está completamente bajo el control de los mismos gerentes.

El entorno interno de una empresa está compuesto por sus propietarios, presidentes, gerentes, empleados, entorno físico y cultura. 

El entorno externo de una organización está integrado por los estratos del entorno general y del entorno de tareas. El entorno general está compuesto por elementos más amplios e intangibles de la organización que afectan a sus actividades. Tiene cinco dimensiones: económica, tecnológica, sociocultural, político-legal e internacional. Los efectos de estas dimensiones sobre la organización son más amplios y se producen de forma más gradual.

Hay otro entorno que tiene un impacto más inmediato en la organización: el Entorno de tareas que consiste en otras dimensiones del entorno de la organización: competidores, clientes, proveedores, reguladores y socios estratégicos. 

Cómo Medir el Desempeño Organizacional

Hay diferentes formas de medir el desempeño, pero algunas de las más comunes son:

- Supervivencia y Crecimiento: Sustancialmente, esto significa que una empresa u organización puede definir si su rendimiento es eficaz en función del cumplimiento de sus expectativas de crecimiento y tener un flujo de crecimiento constante. El único inconveniente de esta métrica es que no tiene en cuenta precisamente los factores externos e internos de la organización.

-Buen Ajuste con el Entorno: Esta limitación, aportada por Lorsch (1970), considera que si las empresas son capaces de encontrar un buen ajuste entre su demanda ambiental y las capacidades y recursos internos, obtendrán mejores resultados.

- Relevancia: Esta medida aborda la visión sistémica de las organizaciones, pero sigue sin tener en cuenta los mercados modernos en constante cambio y la presión que ejercen sobre las empresas para que evolucionen continuamente.

Niveles de Medición del Desempeño Organizacional

La razón de medir el desempeño de la organización es para poder mejorar, como hacemos al medir cualquier otra cosa. Los gerentes y los líderes siempre buscan formas de mejorar basándose en el desempeño pasado.

El desempeño de la organización puede verse en cada nivel de la misma:

Rendimiento Individual

El Rendimiento Individual se centra en los aspectos del trabajo que se consiguen mejor si los individuos trabajan por su cuenta. El rendimiento individual por sí solo tiene niveles más profundos:
  • Desempeño de Tareas:Esto señala la realización de las tareas asignadas a un individuo; la calidad de su trabajo, las habilidades y conocimientos adquiridos como la planificación exitosa, la resolución de problemas, la toma de decisiones, etc.
  • Desempeño Contextual: Se trata de acciones que van más allá de la descripción de las tareas del individuo, aquellas cosas que demuestran que un empleado va más allá, y pueden manifestarse en ámbitos sociales, organizativos y/o psicológicos. Este rendimiento puede asociarse a indicadores como el ingenio, la motivación, el compromiso, la creatividad, la realización de tareas adicionales, etc.
  • Desempeño Adaptativo:Como su nombre indica, mide básicamente la capacidad de un individuo para adaptarse a los cambios y circunstancias, pero también aspectos como la innovación y la flexibilidad.
  • Trabajo Contraproducente: Como siempre, hay indicadores negativos que deben ser medidos. Los comportamientos contraproducentes pueden manifestarse en indicadores como la impuntualidad, el absentismo, el abuso de sustancias, el incumplimiento de instrucciones e incluso amenazas mayores como el robo y el incumplimiento de las normas de seguridad.

Rendimiento del Equipo

El Rendimiento del Equipo se centra en los aspectos del trabajo que se realizan mejor en equipos de individuos que trabajan juntos. La competencia en las tareas es otro indicador de buen rendimiento, ya que los miembros del equipo que son competentes en sus tareas están asociados a niveles de rendimiento más altos. Estos equipos pueden depender de la misma persona o ser de naturaleza interfuncional. En algunos casos son permanentes y en otros existen mientras dura el proyecto en cuestión.

Rendimiento Departmental

El Rendimiento Departamental se centra en los aspectos que poseen las unidades de la organización, como los departamentos. El rendimiento a este nivel suele tener una cadencia más lenta que a nivel individual o de equipo.

Rendimiento de toda la Organización

El Rendimiento de Toda la Organización examina la implementación estratégica y suele ser propiedad del nivel ejecutivo. Cuando las organizaciones evalúan su planificación estratégica mediante evaluaciones internas y externas con un sistema en cascada de objetivos, estrategias y planes, se comprueba que mejora la eficacia del cumplimiento de dichos objetivos.

Es importante señalar que este rendimiento también tiene una dimensión. Es posible que se quiera ver el rendimiento de la organización desde la perspectiva de:

  • Regiones y territorios
  • Marcas y productos
  • Departamentos y procesos
  • Horizontes temporales (por ejemplo, trimestral, mensual, etc.)
  • Propietarios y personas de la organización

 

Hay cuatro elementos principales para el éxito del rendimiento de la organización, que generalmente se clasifican como:

  • Planificación estratégica y fijación de objetivos en los que hay metas claras que impulsan la alineación y el rendimiento.
  • Compromiso laboral, que incluye el desarrollo de las habilidades de los empleados, los retos, las oportunidades de promoción interna, el aprendizaje y el crecimiento, las recompensas y la compensación, el entorno de trabajo y la tecnología, el diseño de la organización, la cultura, la alineación, etc.
  • Seguimiento y gestión del desempeño, que incluye técnicas como los OKR y los KPI. (Puedes obtener más información sobre la gestión del desempeño aquí)
  • Implementación estratégica, que incluye técnicas como la gestión ágil, lean, six sigma, etc.

 


El departamento de RRHH suele trabajar sin descanso buscando formas de mejorar el rendimiento laboral y ayudar a los directivos a ayudar a sus propios empleados. Las estrategias organizacionales no siempre son tan fáciles de planificar, pero esperamos que puedas aprovechar lo que has encontrado aquí y desbloquear el potencial de tu empresa. 

Recuerda que en Hirebook queremos que tú y tu organización prosperen y que tus empleados consigan mayores y mejores resultados.